Jefas de familia, una realidad cotidiana. “Soy una chingona y no lo sabía”

Colaboracion1.Foto Pixabay

Texto por: Nahiely Menez, Bloguera Colaboradora

El imponente tepozteco se eleva sobre el Valle de Atongo en el pueblo mágico de Tepoztlán a unos kilómetros de la Ciudad de México, ahí al pie de la montaña, nos dimos cita -en pleno bosque de pinos y casahuates- viejos compañeros de la universidad, que a pesar de las promesas, nos perdemos la pista entre hijos, trabajo y pareja, que acaparan nuestro tiempo en su totalidad.

La historia de Rosy

Mientras los abrazos y grupos se prodigaban y esparcían, noté a Rosy un poco callada y pensativa, alejada de los chismes y pláticas fútiles; al preguntarle el motivo de su lejanía, me confesó que tuvo que castigar al mayor de sus hijos por haber golpeado en el rostro a un compañero de la escuela, que le recordó con burla a su padre ausente. Y su pesar no era solo por el regaño, sino porque los niños nunca olvidan. El padre de sus hijos se fue de la casa porque ya tenía novia y lo habían “cachado” en pleno romance en el cine, hacía un poco más de dos años.

Ya entradas en la charla y con un par de mezcales para amedrentar el frío encontramos el momento de las confesiones e intimidades. Mi amiga confesó no soportar fingir sobre la infidelidad, a pesar de los esfuerzos que hizo para conservar integrada su familia. “Un desliz después de todo no es el fin del mundo” le decían… por el momento el amigo de nuestros tiempos universitarios era ya la pesadilla de tres vidas más.

Decisiones difíciles

Rosy se sinceró y dijo que lo más difícil del proceso de separación era el lento paso del tiempo, sanar las heridas de la traición y la aparición inoportuna de decenas de tareas rutinarias que ahora eran un reto: coordinar las mañanas para ir a la escuela, recoger a Maguie en punto de las 2 de la tarde y por Miguelito al fútbol un par de horas más tarde, para llegar a la batalla de tareas y reclamos que recuerdan el cariño infantil por la imagen paterna.

La pregunta incómoda no se hizo esperar -después del conocido litigio donde el padre se comporta como funcionario de Hacienda o del Banco de México argumentando que se puede vivir con $870 pesos quincenales (incluidos alimentos, energía y arrendamiento) otorgando una ínfima e irreal limosna que el juez llama pensión alimenticia para menores- ” ¿Cómo le haces con la chamba, amiga?” La respuesta y sólo pensar en ella iluminó su cara y la de todas las mujeres presentes, mientras nuestros maridos fruncían el ceño esperando las lágrimas, dijo con mucho orgullo: “Soy chingona y no lo sabía. Soy jefa de mi familia. Aprendí a valorar mis capacidades, darme mi lugar, organizarme y a planear mis finanzas con detalle”.

Sí se puede

Su familia y vecinos solidarios y hasta un nuevo galán aparecieron poco a poco para instalarse en su vida de manera discreta pero contundente, con la finalidad de crear espacios en la oficina, colonia y vida social compartiendo costos, gastos y aventuras.

Rosy perdió un marido… pero creó un grupo de apoyo sin proponérselo; igual que el tepozteco: increíble, imponente, majestuoso pero discreto y callado sin presunción.

“No hay manera de ser una madre perfecta, hay un millón de maneras de ser una buena madre”. Jill Churchill

Menez
Nahiely Menez
Empresaria por convicción y docente por vocación. Se mueve en las áreas del turismo, la hotelería, la administración y también la familia y el hogar. Amante de la lectura, bailar, escribir, viajar, experimentar cosas nuevas y aprender. Tiene 2 maestrías y desea hacer un Doctorado. Sus grandes tesoros: la familia, los amigos y su fe. Casada, madre de dos nenas y un perrhijo.

 

 

Anuncios

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s