Estoy agotada. Renuncio a ser mamá, ¿dónde firmo?

No
“… Siendo honesta, en momentos así he tenido pensamientos malévolos como “Estoy hasta la madre de ser madre”; y lo digo tal cual como muchas mujeres lo han pensado secreta y culposamente, no una, sino varias veces.

Si algo puedo afirmar contundentemente es: “Mis hijos son el amor de mi vida”. Y dudo que haya alguien en el mundo que me haga babear a mares, tanto como ellos. Sin embargo, lo mejor del universo, también tiene sus contrastes.

El caos total

¿Recuerdan uno de esos días en que han estado enfermas, que no han parado desde que amaneció y donde ha habido de todo? Juntas del cole, compras de casa, limpieza, cocina, trabajo intenso en la ofi, tarea de los hijos a mil, travesuras y peleas desquiciantes entre hermanos, marido que trabaja hasta tarde, o de plano que no existe y, muchas otras maravillas del tipo, que coronan el día como uno de los peores.

Yo recuerdo varios así y, literalmente, lo único que he querido es desplomarme en la cama, llorar como una niña y no mover un dedo. Me he sentido agotada, exhausta, devastada física y emocionalmente. ¿Por qué? porque a veces el peso de ser madre es gigantesco, el estrés es aplastante y las responsabilidades son como el tiempo, nada las detiene.

Lo que nadie dice

Siendo honesta, en momentos así he tenido pensamientos malévolos como “Estoy hasta la madre de ser madre”; y lo digo tal cual como muchas mujeres lo han pensado secreta y culposamente, no una, sino varias veces.

Es más, estoy completamente segura de que muchas de ustedes al leer esto, están aceptándolo sintiéndose las peores madres del mundo; y cómo no sentirse así, si la historia, la sociedad y la religión han dotado a la maternidad de un halo divino de gozo y alegría sin fin.

Lo peor de todo es que al cuestionar y no cumplir a cabalidad este cliché, nos convertimos automáticamente en mujeres rebeldes, maliciosas, desnaturalizadas e indignas de nuestros pequeños.

Se vale y sin culpa

Sin embargo, démonos chance de sentirnos así, de mentar madres de vez en cuando por “tener hijos” (cosa que en realidad es, estar hartas de las responsabilidades que implica cuidarlos, no de ellos como personitas; porque sin temor a equivocarme, ellos son todo para nosotras) Liberémonos una que otra vez y después, como siempre pasa, sintámonos tranquilas de ver que estos pensamientos ociosos son pasajeros y totalmente válidos.

La profesión más difícil

Neta, antes de criticar a esas “malas madres”, pónganse en sus zapatos y entiendan su impotencia y frustración. Porque no me van a decir que cumplir 365 días al año sin descanso, tener un sueño interrumpido constantemente, comer en pausas y generalmente frío, entrar al baño y no tener paz, disponer de mínimo o ningún tiempo a solas, ejercer más de 10 cargos sin experiencia previa como enfermera, nana, maestra, chofer, porrista, cocinera, afanadora, sicóloga, etc., abandonar una carrera profesional para ser mamá full time y, para rematar, no recibir ninguna gratificación económica, hace completamente feliz a cualquiera, nomás porque sí.

Sino me creen, háganlo consiente viendo este video que retrata fielmente la profesión más difícil del mundo.

¿Verdad que mínimo sintieron un nudo en la garganta o al menos soltaron una lagrimita? Yo sí cada vez que lo veo, porque caigo en cuenta de la inmensa labor que hacemos como madres, del vaivén en el que estamos inmersas y que no nos permite renunciar jamás; así como también de lo subestimado y, muchas veces ninguneado, que está el quehacer de las mamás.

Posiblemente me linchen por exponer el tema, pero sé que hay muchas madres allá afuera sintiéndose ahogadas y poco reconocidas; y quizá lo más fácil sea decir, “¿pues para qué tuvieron hijos?”, cuestionamiento que no considero justo, porque les aseguro que si todas supiéramos detalle a detalle lo que implica ser mamá, la especie humana ya se hubiera extinguido.

Después de este desahogo, sé que aún siguen amando locamente a sus hijos a pesar de todo, tal como yo; por eso agradezcamos “lo malo” de cada día.

Agradece por…

Despertar temprano a diario, porque significa que tienes hijos a quien amar.

Limpiar la casa, porque tienes un lugar seguro donde vivir.

Lavar la ropa, porque tienes que usar.

Lavar los platos, porque tienes comida en la mesa.

Barrer moronas bajo la mesa, porque la familia tiene qué comer.

Hacer el súper, porque hay alguien que puede proveerlo.

Escuchar escándalo, porque hay gente cerca de mí.

Responder interminables preguntas, porque tienes niños inteligentes a tu lado.

Sentir agotamiento por la noche, porque aún estás viva.

Ahora cuéntenme la verdad, ¿ustedes han querido renunciar a la profesión de madres, alguna vez?

Anuncios

8 thoughts on “Estoy agotada. Renuncio a ser mamá, ¿dónde firmo?

    1. Te entiendo perfectamente, esa idea me ha rondado muchas veces por la cabeza. Quiero unas vacaciones a solas para relajarme, pensar y cargar energía.

      Me gusta

  1. Todo lo q dices es muy cierto… y sobretodo el sentir culpabilidad! No se puede externar esos malos sentimientos sin ser señalada y hasta insultada! He aprendido a no juzgar el trabajo de cada madre..

    Me gusta

    1. Tienes razón Bri, es terrible sentirse así y ser duramente juzgada por ello. Además, gran lección evitar criticar el trabajo de otras madres, todas tenemos una circunstancia distinta y nadie sabe detalles mas que ellas.

      Me gusta

  2. … Yo no tengo que… “NADA” dar explicación alguna a nadie, ni sentirme culpable de estar hasta la m… de hacer y cumplir las responsabilidades y roles que conlleva ser madre, obvio nos cansamos y eso no quiere decir que no amamos a nuestros hijos, pero la educación tradicional nos enseña que la madre debe ser sumisa, invisible y aguantar todo.

    Además sería interesante preguntarle a nuestros hijos si ellos no se cansan de estar con nosotros por horas y horas?

    Me gusta

    1. De acuerdo contigo Socorro, la educación tradicional marca “reglas y roles” que las madres deben cumplir sin queja alguna. Nada más alejado de la realidad, es un sueño de opio pensar que en la actualidad, aún aplican.
      Y sí, seguro los niños también llegan a un límite de tanto vernos y oírnos.

      Me gusta

  3. Así es !!/siempre lo e dicho , como mamá soy feliz y amo a mis hijos , pero como mujer no me siento plena , necesito tiempo para mi , ir al cine , disfrutar una peli … Soy mamá soltera y el cargo es más , y si acaso hago un comentario de que quiero un tiempo para mi me tachan de mala madre y empiezan con “querías hijos no?/”/…necesito tiempo para mi pero nadie me ayuda ni mucho menos .

    Me gusta

    1. Daniela, realmente siempre he admirado la labor de la madres solteras, es realmente asombroso y muy loable ver cómo se parten en mil pedazos para cumplir doble rol. Si como mamá con pareja es difícil ser mamá, ya imagino no teniendo una pareja. Te recomiendo este post que escribí hace tiempo, quizá pueda ayudarte. Saludos http://wp.me/p6Qbqn-1A

      Me gusta

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s