Más organizada y menos estresada, la combinación perfecta para iniciar el año y ser más feliz

agenda
“Decir no algunas veces, es un acierto. Olvídense de la pena y la culpa, nuestra salud mental y física lo vale”

La maravillosa habilidad “multitasking” que poseemos las mujeres y que nos permite dominar 3 o 4 tareas a la vez, es una bendición, sin embargo, a veces se vuelve nuestra peor enemiga, cuando saturamos nuestros días de ocupaciones sin orden, lo cual deriva en desorganización, olvido y omisión.

Confieso que no llevo una agenda ordenada y puntual de todos mis pendientes, lo cual es pésimo porque no tengo claras cuáles son mis actividades del día, semana o mes. ¿El resultado? Estrés absoluto por confiar ciegamente en mi memoria.

Por eso decidí terminar este ciclo vicioso, y con toda la energía renovada que trae un nuevo año, este es uno de mis propósitos: Organizar mis tiempos para reducir mi ansiedad y aprovechar al máximo mis horas del día.

Así que les comparto algunos tips que encontré y que pondré en marcha desde ya.

Aprende a decir no. Nos autosaboteamos diciendo sí a todo. Sí al favor a la amiga, sí al puesto de la sociedad de padres de familia del cole, sí al compañero de trabajo que solicita ayuda con su chamba, sí al marido que nos pide ir por tal o cual cosa, sí a la organización de “x” evento. Sí, sí, sí… ¿pero todo al mismo tiempo?

Ese es nuestro gran error, no detenernos a valorar qué sí podemos hacer con el tiempo que tenemos disponible realmente. Decir no algunas veces, es un acierto. Olvídense de la pena y la culpa, nuestra salud mental y física lo vale.

Utiliza una agenda semanal. Esto te servirá para visualizar claramente tus tiempos y citas. Así no saturarás tus días o empalmarás compromisos.

Establece pendientes. Leyendo un blog llamado Girl Power, encontré un método que me gustó para categorizar cada pendiente y priorizarlo, según su importancia.

  1. Anota cada pendiente en una tarjeta individual. Escribe los pendientes que tienes en la cabeza para que no los olvides. No importa si son para esta semana o para fin de mes.
  2. Revísalos a diario. Lee las tarjetas cada mañana y acomódalas en una de tres categorías: Pendiente resuelto, Pendiente sin resolver y Pendiente poco importante.
  3. Ordena pendientes. Si resolviste un pendiente, elimina la tarjeta, te quitarás un peso de encima de manera consiente. Si aún tienes un pendiente sin resolver, checa si avanzaste un poco en él, califica hasta donde resolviste y haz una nueva tarjeta.
  4. Determina los asuntos sin importancia (u obsoletos). A veces nos estresamos por asuntos que no valen la pena, porque son irrelevantes, como comprar las flores que siempre colocas en el jarrón de la entrada. Este método funciona, si te comprometes a revisar a diario por la mañana tus tarjetas; así tendrás muy claros los pendientes urgentes, resueltos y sin importancia.
  5. Toma acción. Actúa en cuanto leas las tarjetas, es decir, si el pendiente es “renovar la tarjeta de circulación que vence la siguiente semana, hazlo el día que estás leyendo la tarjeta. 

Determina horarios. Ya sean personales o laborales, determina horas para cumplir tareas, por ejemplo, si vas a trabajar establece que de 8 a 9 revisarás mails o que llevarás tus trajes a la tintorería a las 12 del día.

Agrupa tareas que sean similares. Por ejemplo, si necesitas realizar varias llamadas, lo ideal es que las hagas todas al mismo tiempo, si tienen el mismo orden de importancia, para terminar lo antes posible con ellas.

Evita saltar de una tarea a otra. Si en vez de terminar un pendiente por completo, lo dejas a la mitad para empezar con otro, lo único que lograrás es dejar a la mitad ambos. Enfócate en un pendiente y termínalo para después continuar con otro.

Haz tus acitividades sin niños. Este tip es especial para mamás. Quienes tenemos hijos sabemos perfectamente que hay actividades que se complican o que toman más tiempo si vamos con niños, por ejemplo: ir al súper, hacer un trámite burocrático o acudir a una cita médica que no sabemos cuánto durará.

Si tus niños ya van al cole o puedes encargarlos con alguien durante algunas horas, organiza tus actividades más complejas o con mayores probables imprevistos, sin tus peques.

Prémiate. Sí, cuando logres organizarte y sentirte más relajada por poner en orden toda tu agenda, regálate un detalle para sentirte motivada y seguir adelante de manera efectiva.

Anímate y comienza a organizarte con estos tips, recuerda que si los aplicas durante 28 días continuos, se vuelven un hábito.

“Si el tiempo es lo más valioso, la pérdida de tiempo es el mayor de los derroches” Benjamin Franklin

Anuncios

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s